Agregar a "FAVORITOS"

Buscador de contenido católico

miércoles, 28 de enero de 2009

María, Medianera entre Dios y los hombres

Vicente Taroncher, Capuchino
Desde que Juan XXIII anunció la apertura del Concilio Vaticano II, comenzaron a llover en Roma las peticiones del pueblo creyente (obispos, institutos religiosos, universidades, grupos de fieles, etc.) para que con esa ocasión, fuera proclamado solemnemente el dogma de la mediación universal de María y así que esta creencia, vivida y experimentada en el pueblo de Dios desde los principios del cristianismo, adquiriese el mismo rango de fe que los dogmas de la Inmaculada y de la Asunción de María en cuerpo mortal a los cielos, el primero proclamado por el Papa Bto. Pío IX el 8 de diciembre de l854, y el segundo, por Pío XII el l de noviembre de l950.

De la mediación universal de María no hablaron directa y concretamente
los Apóstoles cuya primera misión era presentar a Jesús
, primero al pueblo judío y posteriormente al mundo pagano, como el único salvador y único mediador entre Dios y los hombres. Así lo dice claramente San Pablo en su primera carta a Timoteo:
“...uno es Dios y uno el mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo, también hombre quien se dio a sí mismo en redención de todos”.

Pero en el Evangelio encontramos textos que, reflexionando sobre ellos, nos llevan a la conclusión inequívoca de que María, por voluntad de Dios y de su Hijo Jesucristo, recibe la misión de ser medianera entre Dios y los hombres,asociada a la misión del único mediador, que es Jesús el Hijo de Dios.
Así el momento de la anunciación, Dios, por medio del ángel, le pide a María su colaboración en la obra dela redención, a lo que María, responsable y libremente, responde con un “Sí, hágase en mí según tu palabra”; en las Bodas de Caná donde la intercesión de María adelanta la manifestación redentora y milagrosa del Hijo de Dios; la aceptación al pie de la cruz de la maternidad universal que le ofrece el Salvador agonizante, etc.
La mediación universal de María, tanto en la obtención como en la distribución universal de todas las gracias, arranca y se fundamenta en su función de madre espiritual de todos los hombres, que se inicia en la tierra y continua ejerciéndolo desde el cielo, por lo que María coopera en la impetración y distribución actual de todas las gracias concedida a los hombres.
Ahora bien, mientras que Cristo, como mediador entre Dios y los hombres, es la causa principal de esta mediación, independiente y necesaria, María, como medianera, es causa secundaria, dependiente de la de su Hijo, nunca autosuficiente e hipotéticamente necesaria.
El pueblo de Dios siempre ha creído en la mediación de María y ha invocado su misericordia. Así lo acredita la tradición de los primeros siglos de cristianismo. Baste recordar la oración que ya en el siglo tercero recitaban los fieles y que posteriormente fue introducida en la liturgia, que reza así: “Bajo tu protección nos acogemos, santa Madre de Dios, no deseches las suplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todo peligro, oh Virgen gloriosa y bendita”. Esta oración ha llegado hasta nuestros días, y en muchos hogares la recitan al finalizar el rezo del santo rosario.
El Concilio Vaticano no ha proclamado el dogma de la mediación universal de María para no herir las susceptibilidades de los teólogos protestantes en el proceso de ecumenismo y unidad que viene adelantando la iglesia.
Pero sí ha fijado los principios doctrinales y prácticos y así lo recomienda a los fieles.Así habla el Concilio: “María con su amor materno cuida de los hermanos de su Hijo que todavía peregrinan y se hallan en peligros” Y más abajo añade: “Por este motivo la Sma. Virgen es invocada el título de Medianera”. Y da otra razón: Si Cristo comparte con los fieles su único sacerdocio, también puede compartir y de hecho comparte con la más grande de las criaturas, que es María su Madre, el don de la mediación. Y, finalmente, termina este capítulo dedicado a la mediación, recomendando a todos nosotros que acudamos a la protección de María .
“La iglesia -dice- no duda en confesar la función subordinada de María, la experimenta continuamente y la recomienda a la piedad de los fieles para que, apoyados en esa protección maternal, se unan con mayor intimidad al Mediador y Salvador”.

Fuente: El Propagador, Capuchinos, Valencia, España
FUENTE: http://www.mariologia.org/solemnidadesmedianera02.htm

0 Yorum var:

Publicar un comentario

Bienvenido a "Nuestra Virgen María"
Gracias por aportar tu comentario que enriquece nuestra visión de lo que humildemente aportamos para defender nuestra FE CRISTIANA.-